Foto por: Gordan Mehek

Categoría

DRAMA

Personajes

9 F + 2 M

VIKTOR, autor de teatro, guionista

ANA, su mujer

JASNA, viuda y madre soltera

MARIJAN, abogado

NIÑERA

HERMANA, hermana de Jasna

ENTRENADORA DE MAJORETTES

CORO DE NIÑERAS

SLAVICA 

NIÑERA 2

NIÑERA 3

NIÑERA 4

Traducción

NIKOLINA ŽIDEK

Derechos de Autor

Mate Matišić

Derechos de Traducción

NIKOLINA ŽIDEK
info@teatrocroata.com

Pedir Texto Bajo la peluca

Gracias por contactarnos.
El pedido ha sido enviado.

Bajo la peluca.

El texto Bajo la peluca es la tercera parte de la trilogía titulada Ljudi od voska (Gente de cera) (Primera parte – Obožavateljica – La admiradora; Segunda parte – Prvi musliman u selu – El primer musulmán del pueblo). Originalmente pensada como trilogía, cada parte se puede escenificar por separado. La tercera parte ya que tiene la mayor universalidad. La figura central de esa suite en tres parte es el escritor Viktor que se encuentra en tres diferentes historias (auto)biográficas. En la que se publica en este volumen Viktor está por adoptar a una niña cuya madre se está muriendo de cáncer, pero esa adopción y la relación con la madre está lejos de ser idílica o normal.

Además de varias posibilidades de interpretación de las relaciones entre los personajes, antes que nada esta pieza problematiza la identidad y la visión subjetiva del autor sobre los acontecimientos, lo que hace posible una manipulación con la verdad. Es la trilogía en la que Matišić se enfrenta con su propio alter ego, diciendo frases que son un tipo de credo de esta suite teatral: “No sé si es por deformación profesional o por alguna enfermedad psíquica de la que padezca, pero he notado que cada vez más estoy percibiendo a la gente que me rodea como personajes”. (Epílogo del autor).

Fragmentos

Fragmento Versión España

ESCENA II

 

 

VIKTOR

(A ANA.) ¿Y?

 

ANA

(Se encoge de hombros.) Es un poco rara… Me ha dado un artículo de prensa…

 

VIKTOR

¿Para qué…?

 

ANA

Para que conozcamos mejor a Ivana…

 

VIKTOR

(Lee el titular del artículo.) «La muerte de mi marido nos ha unido aún más… La confesión de la viuda del reconocido artista croata».

 

ANA

¿Cuántos años tiene ella ahora…?

 

VIKTOR

No lo sé… Setenta…

 

ANA

¿Setenta?

 

VIKTOR

Tal vez un poco menos… Sé que se jubiló hace un par de años…

 

ANA

Parece mucho más joven.

 

VIKTOR

Lo parece porque se hizo muchas cirugías plásticas. En las fotos hasta Michael Douglas parece un colegial. Yo creo que lo único que no se ha estirado son los dedos de los pies. Cuando la conocí hace veinte años parecía mayor que ahora. Ella es el Benjamin Button croata… Cada año más joven…

 

Inesperadamente detrás de ellos aparece una mujer, vestida modestamente, pero bien.

 

MUJER

(Inesperadamente.) Buenas tardes…

 

ANA

(En shock.) Buenas tardes…

 

VIKTOR

¿Quién es usted? ¿Cómo ha entrado…?

 

MUJER

La señora me ha dicho que entre…

 

VIKTOR

¿Qué señora…?

 

MUJER

La Señora Jasna… Soy la niñera de Ivana…

 

ANA

(Desconcertada.) Ajá… No nos ha dicho que usted vendría…

 

NIÑERA

Si hace falta puedo esperar afuera, así que…

 

ANA

No, no… Pase…

 

NIÑERA

No quisiera molestar…

 

ANA

No molesta… Entre…

 

NIÑERA

Gracias.

 

La NIÑERA entra en la habitación. Está confundida e insegura. VIKTOR la observa con mucho interés.

 

NIÑERA

(Le ofrece a ANA una hoja de papel.) Tenga usted.

 

ANA

¿Esto qué es…?

 

NIÑERA

La agenda…

 

ANA

¿Qué agenda?

 

NIÑERA

De Ivana… Por días… He sacado una fotocopia para que la tengáis…

 

ANA

(Mira la agenda.) Vaya… Tiene bastantes obligaciones.

 

NIÑERA

Es como la señora lo fijó… En el colegio va al comedor Está ahí hasta las cinco, los lunes tiene clases de piano… los martes de solfeo… y luego francés y alemán los miércoles y los viernes…

 

VIKTOR

(Mira al programa.) ¿Y qué quiere decir esta M… los jueves…?

 

NIÑERA

Son las majorettes. Las majorettes los jueves después de la clase de piano… y los sábados antes de la clase de alemán.

 

VIKTOR

(Horrorizado.) ¿Las majorettes…? ¿Pero por qué va también a clases de las majorettes…?

 

NIÑERA

La señora la ha inscrito este año porque en esos días no tenía nada… El próximo fin de semana tienen una representación, así que tiene que ensayar mucho… Aquí está el CD… Con la música con la que se presentan…

 

VIKTOR

(Cogiendo el CD.) ¿Y cuándo llega a casa…?

 

NIÑERA

Generalmente cerca de las nueve, nueve y media… Así antes de dormir tiene tiempo para hacer los deberes para el día siguiente… (Le ofrece otra hoja de papel.) Y esta es la lista de los alimentos… Aquí me ha escrito la señora qué le puedo cocinar. Si quiere, ¿le puedo hacer una fotocopia también…?

 

ANA

(Desconcertada.) Pues, sí… Gracias…

 

NIÑERA

Hasta luego… Un gusto haberles conocido…

 

ANA

Hasta luego…

 

VIKTOR

Señora… Espere…

 

La NIÑERA se detiene, mira a VIKTOR.

 

VIKTOR

Por favor, siéntese.

 

NIÑERA

Tengo que ir a buscar a Ivana al colegio… A la señora no le gusta cuando me retraso…

 

VIKTOR

Cinco minutos… La señora está enferma así que no le hemos podido preguntar todo… Dado que todo ha pasado así de repente, toda información es importante. Especialmente sobre la niña.

 

La NIÑERA se sienta.

 

VIKTOR

¿Y a Ivana todo eso…, pregunto.., le gusta? ¿La música, las clases de francés, las majorettes..?

 

NIÑERA

No lo sé…

 

VIKTOR

¿Se lo ha preguntado?

 

NIÑERA

Sí, pero ella habla muy poco.

 

VIKTOR y ANA se miran.

 

VIKTOR

¿Qué quiere decir con que «habla poco»…?

 

NIÑERA

Es muy callada y generalmente no habla. Se comporta como si fuera mucho mayor de lo que es. Está constantemente pensativa y…

 

VIKTOR

¿Qué?

 

NIÑERA

Es demasiado seria para su edad y eso es un gran problema cuando ensaya con las majorettes.

 

VIKTOR

¿El hecho de ser seria…?

 

NIÑERA

Cuando bailan, deben sonreír. La entrenadora dice que parece demasiado preocupada, y las majorettes tienen que parecer alegres… Estaría bien que lo ensayara…

 

VIKTOR

¿La alegría? ¿Qué quiere decir «que ensaye la alegría»…?

 

NIÑERA

Es lo que dice la entrenadora.

 

VIKTOR y ANA se miran.

 

NIÑERA

(Como si estuviera pidiendo disculpas.) Yo solo hago lo que la señora me dice… La señora me dio ese programa y yo me atengo a él.

 

VIKTOR

¿Y hace cuánto que trabaja usted para la señora…?

 

NIÑERA

Desde octubre.

 

VIKTOR

¿Así que antes la señora la llevaba a todo eso…?

 

NIÑERA

La señora no tiene tiempo… Ella tiene muchos pacientes, así que trabaja hasta tarde… Antes que yo trabajaba una bosnia… Creo que se llamaba Slava o Slavica… La señora se enfadó con ella, y la despidió…

 

VIKTOR

¿Y por qué se enfadó…?

 

NIÑERA

No lo sé… Una vez Ivana y yo la encontramos en la calle cuando estábamos volviendo de las majorettes… Ivana la saludó, así que la conocí. Estaba furiosísima con la señora. Lo único que me dijo era que habría que demandarla.

 

VIKTOR

¿Por qué…?

 

NIÑERA

No lo sé… No podíamos hablar delante de Ivana. Me dio su número de teléfono para que la llamara, pero no quería hacer nada a espaldas de la señora.

 

VIKTOR

¿Y cómo reaccionó Ivana cuando vio a esa Slavica…?

 

NIÑERA

La abrazó… Escuché a Ivana varias veces mientras estaba en el baño hablando con ella por el móvil. No se lo dije a la señora para que no se enfadara.

 

VIKTOR

¿Me puede dar el número… de esa Slavica…?

 

NIÑERA

(Insegura.) No quisiera que la señora pensara que yo…

 

VIKTOR

No se preocupe… No se lo vamos a decir.

 

NIÑERA

(Coge su móvil, se lo muestra a VIKTOR.) Aquí… Es este…

 

Mientras VIKTOR copia el número de la pantalla de su móvil.

 

NIÑERA

No piensen ustedes que yo también estoy enfadada con la señora… Yo no tengo nada que reprocharle… La señora me trata muy bien… Ayer me regaló un abrigo viejo suyo y….

 

VIKTOR

Le diremos que usted nos ha ayudado mucho.

 

NIÑERA

Gracias. (Empieza a irse, pero se detiene.) Perdonen, ¿les puedo preguntar algo?

 

ANA

Por supuesto.

 

NIÑERA

Cuando la señora se muera… Perdón, quería decir, si se muere… ¿Van a necesitarme…? La Señora Jasna me ha dicho que ustedes tienen tres hijos. Les va a ser difícil llegar a todo.

 

ANA

Creo que no… Lo siento…

 

NIÑERA

A mi marido lo despidieron y les estaría agradecida si me contrataran en el caso de que sí necesitaran a alguien.

 

ANA

Tal vez la señora se cure y usted no se quede sin trabajo.

 

NIÑERA

Me gustaría que usted tuviera razón, pero… Yo tenía una hermana mayor… Tenía cáncer en el mismo sitio que la señora… Se fue en seis meses… Ella también iba al filipino como la señora, pero no le ayudó nada…

 

VIKTOR

¿Qué filipino?

 

NIÑERA

El de Zaprešić, del que dicen que entra con las manos en el cuerpo y saca el cáncer de las personas… A mí me parece que él solo quita el dinero… Mientras yo iba allí con mi hermana, tres de los que a él les «sacó el cáncer» murieron. Se lo dije a la señora, pero ella sigue yendo. Es tirar el dinero… Se están aprovechando de la desgracia ajena.

 

ANA

Gracias. Nos ha ayudado mucho.

 

NIÑERA

Gracias a ustedes por haber aceptado acoger a Ivana. Me daría mucha pena que después de todo por lo que está pasando terminara en un orfanato.

 

La NIÑERA sale. VIKTOR y ANA se miran preocupados. VIKTOR marca el número.

 

VIKTOR

(Al teléfono.) Hola… Por favor, con la señora Slavica… Disculpe la molestia, mi esposa y yo somos los futuros tutores legales de la pequeña Ivana a la que usted cuidó como niñera, así que… Sí… Sí… Lo sé… Nos gustaría tomar un café con usted… (Pausa.) ¿A qué se refiere…? (Sorprendido.) No, no lo sabía… Sí, sí… Si pueden, nos encantaría… Donde le convenga a usted… Está bien… Gracias… Nos vemos… (Cuelga.) Eran más.

 

ANA

¿Qué…?

 

VIKTOR

Niñeras. Esa Slavica conoce a una decena…

 

ANA

¿Una decena…?

 

VIKTOR

Ella es la que permaneció más tiempo, y otras se intercambiaban… Intentará traer a algunas de ellas a la reunión…

 

Se escucha una marcha musical. Al escenario sale el CORO DE NIÑERAS encabezado por la entrenadora de majorettes quien con un bastón en la mano y vestida con el traje de las Majorettes de Zagreb llega a la escena. La entrenadora de majorettes marcha con la música, lanza el bastón al aire, hace todo lo que la líder de las majorettes hace en las presentaciones. Las NIÑERAS entran caminando desconcertadas y desorganizadas tras ella. Al final de la marcha musical todas se paran delante de VIKTOR y ANA.

 

SLAVICA

Me llamo Slavica Knezović. Yo conocí a Ivana cuando tenía diez días. Yo no tengo dinero, pero si lo tuviera, nunca buscaría una niñera para un bebé tan pequeño… A pesar de todo, los niños sienten la diferencia entre la madre y otra mujer. Ella volvió a trabajar en cuanto dio a luz. Ni siquiera quiso amamantarla, a pesar de que tenía leche en los pechos. Enseguida le compró leche de continuación. Puedo parecer un poco tradicional, pero para mí esas mujeres que dan a luz y se van a trabajar enseguida son un poco raras… como nuestra presidenta actual… Ella encima se enorgullecía de haber amamantado a su hijo en el trabajo. No comprendo por qué están dando a luz hijos si no quieren estar con ellos. ¿Cómo puede interesarle a una mujer algo más que su hijo…? Ahí estábamos empleadas tres niñeras. Fijas, a tiempo completo. Una era musulmana de… Irán o Iraq, creo… Un día que Ivana se puso enferma yo dije, por decir, que los niños amamantados por la madre son más fuertes y que la leche materna era buena para su inmunidad. Me lo dijo el pediatra cuando yo di a luz a mi difunto hijo. Me miró con una mirada… Pensaba que me iba a despedir en ese mismo momento. Pero no lo hizo… A partir de ese momento empecé a tener cuidado con lo que decía.

 

NIÑERA 2

Conocí a Ivana cuando tenía tres años. Yo la llevaba al jardín de infancia y le cocinaba. Después de mí Nikolina se hacía cargo de ella… A Nikolina la despidieron a los dos meses porque era muy simpática y la niña empezó a quererla… Era especialmente susceptible a eso… En cuanto Ivana empezaba a crear vínculos con alguna de ellas, a esa niñera la despedía enseguida… Por eso yo fingía delante de ella que Ivana no me gustaba y que lo hacía solo por dinero. Quiero decir, lo hacía por dinero, pero uno establece un vínculo con la niña de todas formas.

 

SLAVICA

La musulmana generalmente trabajaba en turno de noche porque era médico y tenía que mantener a Ivana despierta. La señora insistía en que Ivana no se durmiera hasta que ella volviera del trabajo. Una vez volvió a la una y media de la madrugada… Tuvo una cena… Cuando la musulmana le dijo que eso no estaba bien, que la niña estaba sufriendo y que le era difícil mantenerla despierta hasta esa hora, la despidió. Después me dijo que de donde ella venía la habrían apedreado si ella se hubiera comportado así con su hijo.

 

NIÑERA 2

Me despidió porque una vez no pude ir a buscar a Ivana a la guardería y tuvo que ir ella. Y no lo pude hacer porque había llevado a mi hija al hospital a un chequeo… Había mucha gente y no llegué, pero la avisé a tiempo. Una amiga me dijo que me había castigado por ser madre.

 

NIÑERA 3

Cuando fui a la costa con ellos, Ivana y yo estábamos en un apartamento turístico, y ella y el marido en un hotel… Ni siquiera quería bañarse con nosotras porque Ivana y yo estábamos en una playa de arena para los no nadadores… Dijo que el mar estaba frío, pero yo sé que no iba a la playa por lo de sus cirugías de cara y el estiramiento de piel. Eso se nota al sol.  Yo enseñé a Ivana a nadar… Cuando Ivana le dijo que había aprendido a nadar, me pagó cien kunas.

 

NIÑERA 2

A su marido, el artista, en los dos años que trabajé allí le vi solo una vez.

 

SLAVICA

Una vez a Ivana le dio fiebre y ella estaba en un seminario en Italia, así que él y yo la llevamos al médico. Le sacaron sangre… Cuando lo escuchó, se puso como loca: (Imitando a JASNA.) ¿Por qué has permitido que le saquen sangre? ¡Tonto! Idiota… (Deja de imitar a JASNA.) No he escuchado tantas humillaciones e insultos en mi vida. No le interesaba en absoluto qué le pasaba a la niña, solo estaba preocupada porque le habían sacado sangre. Como si le hubiera dado un ataque de pánico… Pensaba que lo iba a matar… No me quedaba claro por qué estaba con él cuando era obvio que no le quería.

 

NIÑERA 4

Por la prensa… A él le hacían fotos porque era artista, y por eso también a ella le hacían fotos junto a él…

 

NIÑERA 2

Yo creo que ella le pagaba para que estuviera con ella. Como artista, tenía una jubilación pequeña, así que se dio cuenta de que era mejor callarse porque ella ganaba bien como psiquiatra. Yo incluso dudo de que ella tenga cáncer, y puede que todo haya sido un invento para llamar la atención y para que la prensa escriba sobre ella de nuevo. Primero escribieron sobre ella como mujer de un artista conocido, luego como la parturienta de mayor edad de Croacia, luego como la viuda desconsolada. Ahora que ha gastado ese crédito, tal vez se haya inventado lo de ser una madre soltera y enferma.

 

NIÑERA 3

Eso No me extrañaría. La escuché cien veces mintiéndole a la gente por teléfono. Está conmigo en el piso y le dice a la gente que está en el trabajo, o donde una amiga… Digo, si mintiera por querer esconder algo, lo entendería, pero ella miente así… sin razón… como si estuviera disfrutando de ello.

 

SLAVICA

… y no se sentía nada incómoda porque nosotras la escucháramos…

 

NIÑERA 2

Además, nos hacía mentir a nosotras debido a su carácter. Si Ivana se portaba mal y no quería estudiar, yo tenía que fingir que la niña había estudiado. Y si yo cometía algún error, entonces Ivana mentía para protegerme a mí. Estábamos mintiendo todo el tiempo por miedo a ella.

 

SLAVICA

Para la prensa organizó el mismo cumpleaños dos veces en cinco días.

 

NIÑERA 3

Yo no estuve, pero escuché esa historia.

 

SLAVICA

Ivana festejaba su sexto cumpleaños. Yo hice la torta… (Indica a la NIÑERA 4.) ella decoró la casa con globos, compró bebidas… Vinieron los invitados, cortamos la torta, soplamos las velas… Y todo estuvo estupendo… Y entonces a los dos días nos dijo que íbamos a repetirlo todo con los mismos invitados que estuvieron.

 

NIÑERA 4

Le preguntamos por qué…

 

SLAVICA

Nos dijo que no estaba contenta con las fotografías, y que no las podía usar para la prensa. Aseguraba que había salido demasiado vieja, que parecía una abuela, y no una madre, que se iba a hacer un peinado nuevo, y que por eso teníamos que repetirlo todo.

 

NIÑERA 4

Teníamos que envolver los regalos de nuevo, y devolvérselos a la gente para que ella pudiera hacerse las fotos. Lo repetimos todo, la torta, los globos, soplar las velas… Los invitados no comentaron nada, pero yo notaba en sus caras lo que pensaban.

 

ENTRENADORA DE MAJORETTES

Yo tenía problemas con la señora porque no quería poner a Ivana en el grupo infantil para el desfile en el parque de bomberos cuando recibieron los nuevos camiones de Alemania. Ella escuchó que iba a venir el Alcalde y quería que Ivana desfilara también. Le dije que no estaba preparada, y que pierde el ritmo… y que no sonríe de una manera adecuada… Pero ella insistía en que desfilara… Trabajé con ella un par de horas de manera individual, pero cada vez que bailaba en el grupo, perdía la precisión de las figuras. Bailábamos con un potpurrí de Boney M, y todo por suerte estaba mejor que en los ensayos, hasta la canción Rasputín cuando había que tirar los bastones al aire. En la parte en la canción cuando cantan «Ra…ra… Rasputín…» ella tiró el bastón de tal manera que voló hacia el Alcalde. Por suerte, él se movió, pero el bastón golpeó a su asistente en la cabeza. El hombre se desmayó, tuvieron que llamar a la ambulancia. El desfile se interrumpió. Me volví loca… Porque para nosotras de cada desfile dependen otros desfiles. Nadie nos invitará a bailar si somos peligrosas para los espectadores y si nuestros bastones vuelan descontroladamente hacia el público. Quería gritarle a Ivana, pero entonces vi que la pobre se había meado encima… No le dije nada. Con ella estuvo una niñera que se la llevó… Esa madre suya insistió tanto en que se presentara, hasta me amenazó, y luego no vino a verla. Por su culpa la niña pasó vergüenza delante de todos.

 

SLAVICA

Sí… Yo estuve ahí cuando se le escapó el bastón… Y en vez de ocuparse de la niña, ella mandó una carta de disculpas al Alcalde. Le adulaba por el local para su consulta y por la tumba que le había dado para el marido. Yo se lo perdono todo, hasta el hecho de que le guste hacerse fotos, de que sea maleducada, incluso las majorettes… pero de ninguna manera la puedo perdonar por encerrarla sola en el piso… (Breve pausa.) Un lunes fui a trabajar en turno de mañana, abrí la puerta del piso, e Ivana estaba sola ahí, sentada, llorando… La niñera que iba a ir durante el fin de semana no fue, y en vez de quedarse ella se fue de viaje, y dejó a la niña sola. La pobre pasó todo el fin de semana sola, estaba petrificada por el miedo.

 

NIÑERA 4

Yo la encontré así varias veces… La primera, cuando tenía ocho meses… también pasó toda la noche sola… La niña estaba azul por de haber llorado tanto…

 

NIÑERA 3

Ella es como ese austriaco Fritzl que tenía a su hija en el sótano, solo que un poco más refinada y astuta…

 

SLAVICA

Tenía un amante… y… le importaba más estar con él que con su hija… La llamé pero no me atendía… Entonces llamé a ese marido suyo, ese Karlo, pero él tampoco me atendía… Entonces quise denunciarla, pero pensé que la pequeña iba a pasarlo aún peor si me iba.

 

NIÑERA 3

Yo también pensaba lo mismo. Ella habría pagado a unos abogados y al final resultaría que éramos nosotras las que maltratábamos a la niña, y no ella.

 

NIÑERA 4

Una colega mía denunció a una madre que pegaba a su hijo, y en vez de acusar a la madre la acusaron a ella por haberle pegado… La difamaron en la prensa, y casi termina en la cárcel… Ya no puede trabajar como niñera…

 

SLAVICA

Si yo hubiera dejado a mi hijo así solo toda la noche, creo que mi marido me hubiera matado. Me llamó al mediodía. Dijo que había apagado el móvil porque estaba durmiendo y que se encontraba en Opatija en un congreso. ¡¿Qué congreso ni qué leches?! Como si yo fuera tonta y no supiera que estaba con el amante.

 

NIÑERA 2

Yo escuché varios rumores de que ella y ese marido suyo no eran los verdaderos padres porque eran demasiado mayores para serlo… Corre el rumor…, lo dice también la hija de ese marido suyo, del primer matrimonio… Se lo pueden preguntar…

 

SLAVICA

No lo sé. Ni me importa. Yo vi en el cuarto de baño que ella seguía usando compresas, aunque es mayor que yo… La medicina lo puede todo hoy en día… Hoy en día las mujeres se tragan las hormonas como caramelos, y luego se extrañan si tienen cáncer… Pero ellos realmente se comportaban como si no fuera su hija. O ambos eran unos trastornados…

 

NIÑERA 4

No entiendo cómo una persona así puede curar a otras personas si ella misma está enferma…

 

NIÑERA 3

Que no, que no… Ella no está ni enferma ni trastornada. Ella tan solo se cree mejor y más importante que los demás. ¿Y cómo es posible que no haya estado trastornada cuando quería complacerse a sí misma…? Ivana era como una Barbie para ella… Durante un tiempo le pareció interesante, jugó con ella, se hizo fotos para la prensa, y luego se aburrió…

 

SLAVICA

Me despidió un mes después de enterarse de que estaba enferma. Mi marido vino a buscarme, porque era el aniversario de la muerte de mi hijo, íbamos al cementerio, y no sabía que ella estaba en casa… Me preguntó cómo estaba ella y yo le dije que no estaba bien, y él respondió: «Pues, ¡no hay mal que por bien no venga! ¡La pequeña se salvará!». Ella estaba en el cuarto de baño y lo escuchó. La misma noche me llamó y me dijo que no fuera más. Le dije que era una broma tonta, pero me colgó el teléfono. Hace un mes o dos la encontré en la calle por casualidad, volvió la cabeza como si no me conociera. Yo creo que Dios le mandó el cáncer para salvar a esa niña. Cuando se muera, yo no iré al entierro. Dígale a Ivana que le manda recuerdos la nanny Slavica.

 

NIÑERA 2

nanny Ksenija.

 

NIÑERA 4

nanny Magdalena.

 

NIÑERA 3

nanny Nikolina.

 

ENTRENADORA DE MAJORETTES

… entrenadora Vesna.

 

De nuevo se oye la marcha musical. Encabezadas por LA ENTRENADORA DE MAJORETTES las NIÑERAS salen del escenario.

 

 


Gracias por contactarnos.
El mensaje ha sido enviado.