Categoría

DRAMA

Personajes

 3F+1M

Olga, 31, la hermana mayor

Masha, 28, la hermana mediana

Irina, 20, la hermana menor

Andrey, 25, su hermano

Traducción

NIKOLINA ŽIDEK

Derechos de Autor

Tomislav Zajec

Derechos de Traducción

NIKOLINA ŽIDEK
info@teatrocroata.com

Pedir Texto Pequeña Moscú

Gracias por contactarnos.
El pedido ha sido enviado.

Pequeña Moscú.

Pequeña Moscú es un espacio estrecho pero reconfortantemente conocido de la infancia, una cueva debajo de la mesa familiar cuyas paredes están hechas de las piernas de los adultos, que a veces te rozan la espalda sin querer, pero de manera consolable y cálida. Son las voces de los niños que intentamos recordar, con la esperanza de invocar la voz de la propia infancia.

Pequeña Moscú es el recuerdo de los tiempos pasados, una linterna de Consuelo, igual de imaginada y real. Sirviéndose como base de Tres hermanas de Chéjov, en esta interpretación el lugar ansiado es el lugar de retorno, la casa familiar de la que los personajes salieron al mundo, cada uno hacia su historia vital. Las idas son siempre dolorosas, y es lo que los personajes quieren olvidar, o lo que quieren encerrar al volver a la casa natal, a la Pequeña Moscú.

Fragmentos

Fragmento Versión Argentina

Mientras tanto, dos cámaras. Irina e Andrey están hablando por Skype. Irina está en Roma. Tres semanas antes..

Irina: ¿Y ahora … mejor?

andrey: Bajá un poco más la c–cámara.

Irina baja la cámara.

andrey: Te veo, sí. Se te ve linda en la pantalla.

Irina: A vos también se te ve lindo en la pantalla. Don’t-bullshit-me. Boludo.

Andrey se ríe.

Irina: Parece que te falta dormir. ¿Qué hacés por la noche, Andrey?

Andrey: F–finjo.

irina: ¿De estar durmiendo?

Andrey no contesta.

irina: Mirá, te voy a llenar de mala onda.

andrey: Lo sé.

Irina: ¿Cómo lo sabés?

andrey: Lo anunciaste.

Irina: Y seguís acá. ¡Sos mi héroe!

Momento.

Andrey (más serio): Y … qué tal.

Irina se siente mal, cambia del tema.

irina: S¿abés lo que, pero for-real, es lo que más me copa de Roma? La puesta del sol, lo sé, pero no cualquiera, sino la que se ve entre los pinos en el parque del palacio Borghese.

andrey: Muy elaborado, te felicito.

Irina: No, en serio, crazy, lo sé, pero … todas las noches subo hasta ahí, hay un mirador.  Se llama Pincio. Desde ahí la ciudad parece como si estuviera toda hecha de ladrillo. Linda y completamente porosa.  Podría romperse en un instante, pero imaginate… ella solo-

andrey: ¿Qué?

Irina: Nada. Está ahí. Sí.

Andrey: Irina –

Irina lo interrumpe, sabe que llegó el momento.

irina: Si se lo decís a Olga, o a Masha, whatever

Andrey (termina la fras): … la cabeza de caballo en la cama.

irina: En serio, Andrey –

Andrey: Yo también lo digo, ¿quién es é–él?

Irina: Nadie, alguien, quizás Trabaja en una de esas oficinas. Es terriblemente… ordenado, cuida todas sus cosas, iPad, iMac, nunca deja basura detrás de sí. A veces alguna lata de Coca Light. Más como un statement, supongo. Me invitó a salir, un par de veces. Y yo le dije, quizás. Maybebabe. Le gusta sonreírse y eso le queda bien. Sabés como son esas cosas.

andrey: ¿Cuáles?

Irina: Cuando a alguien le queda bien la sonrisa. Y entonces una noche se quedó más tiempo, en el trabajo. En uno de sus cajones tenía whisky, yo nunca las abrí. ¡For-real! Eso está en contra de las reglas de la empresa de outsourcing que me empleó. Tomamos, sí. Y eso también está en contra de las reglas de la empresa en la que él trabaja. Pero nosotros igual tomamos. Él se reía y se reía, yo me emborraché, whatever, quería que bailara con la aspiradora y yo bailé. Con la aspiradora, como si fuera mi pareja. Agarre el palo como la cintura fría de alguien. Sensualmente, me dijo. Y yo bailaba como el quería, sensualmente. Y entonces … vinieron los demás.

andrey: Los demás c–cuáles.

Irina: No lo sé … sus amigos. Dos más.

Momento.

irina: Andrey, me cre´és, yo le quería decir: amigo, sorry, no es mi esquema, yo cuando estoy infeliz estoy infeliz por mí misma y de mí misma, y no porque alguien quiera que lo esté. ¿Makessense? Pero no dije ni mú, ni una sola palabra, no pude, tenía demasiado… miedo –

Andrey: Irina –

irina: Él de repente dejó de decir: quanto sei bella, Irina, sei bellissima, Irina. Sin palabras me quitó la ropa y me acostó sobre la mesa. Y a mí se me ocurrió que hasta entonces no hice nada de lo que pudiera tener vergüenza. Pero tampoco hice nada de lo que pudiera estar orgullosa. Y ese nadie, alguien, maybebabe mío. Sabés que hasta ese momento todavía pensaba, ¿este podría ser alguien a quien podría amar? Todo eso es tan loc –

andrey: No, no –

A Andrey le parece demasiado difícil seguir.

irina: Y entonces él les dejó a sus amigos que me cogieran primero. Y eso duró, duro realmente mucho, y él esperó. Con buena educación, esperó su turno. Y llegó al turno sin palabras, como se espera el colectivo. O el subte, whatever. Pero igual se enojó mucho cuando después de un tiempo empecé a sangrar. Y me pegó, pero yo no lloré. De verdad no lloré.

andrey: Irina –

Irina: Y entonces capaz que por eso al final me dieron cincuenta euros. Estaban juntado plata. Dos billetes de veinte y dos monedas de cinco. No me miraban mientras intentaba vestirme, yo no podía abrocharme la camisa, pero ellos igual esperaron. Y luego finalmente me levanté y salí de ese despacho, y creo… creo que en la moqueta quedó algo de sangre. La donna nell’ufficio numero tre di Via del Montoro ha distrutto il tappeto. (La mujer en la oficina número 3 en la calle Via del Montoro destruyó la moqueta.) ¿Andrey?

Andrey calla, no sabe qué decir.

Irina: No digas nada. Por favor.

 

 

Durante la escena anterior lentamente a lo lejos empieza un incendio. Andrey se queda donde estaba, sigue bajo la impresión de la historia de Irina. Pequeña Moscú. Masha e Irina están intentando organizarse.

masha: ¿Por qué? Yo creo que hay que hablar, por más que parezca completamente loco. El hecho de que en semejantes situaciones solo el conocimiento me ayuda en mantenerme cuerda, es solo cosa mía.

Irina (insegura): Masha –

masha (la interrumpe): ¡La semántica léxica! Acabo de inventar una nueva palabra.

Mira a Irina que la observa sin palabras, inmóvil.

masha: Mirá, nosotras pagamos muy cara nuestra educación para hacer bromas con eso ahora. Ne pas être considéré! (¡De ninguna manera!) Melancotropía. ¿Qué te parece? Misantropía, misantropía melancólica, melancotropía. ¿Eh?

irina: No sé, a mí me parece más como una profesión.

Masha recién ahora mira a Irina.

masha: Y mirala ella, se encogió, como un pajarito. Está todo bien, Irina.

Irina: Como una gaviota.

masha: No, es otra cosa. Vení, te necesito acá.

Irina finalmente se mueve, sin ganas, se acerca a Mashaši.

Irina: ¿Y dónde está Olga?

masha: Está afuera, en algún lado. La conocés, seguro está intentando ayudar –

Irina: Ella no le ayuda a nadie.

Masha se detiene.

Irina: ¿No la quieren ni ver, no te lo dijo?

masha: Quiénes, no entiendo –

Irina: Nadie, todos, whoever. Qué vamos a llevar con nosotros, si –

masha: No sé, Irina. Realmente no lo sé.

Momento. Masha recupera el optimismo.

masha: Pero el fuego seguramente no bajará hasta la casa, ¿está bien?

Irina le ofrece a Masha una fotografía que sacó de algún lado.

Irina: ¿Esto qué es?

Masha echa la mirada.

masha: Y, la foto de mamá.

Irina: ¿En serio?

Masha asienta con la cabeza, observa a Irina.

Irina: Supongo que yo también lo sabía una vez, pero ya no la reconozco.

masha: Cómo no, mirá, se te parece un poco, quizás sos a la que más se parece.

Irina (Irina sigue insegura): No lo sé –

De repente, entra Andrey, parece como si tuviera fiebre. Dice este monólogo sin titubear, así que parece como si esto le hubiera pasado por primera vez en la vida.

andrey:  Acá están … y afuera … ¿no lo ven? … está ardiendo todo … la gente se está haciendo las valijas, veo que se van… ¡están huyendo! Supongo que eso es bueno, capaz que debe ser así… o no, ¡seguro que debe ser así! ¡En serio! Porque al final, en algún lado, en algún momento, ahí donde no habrá nada y nadie, quedaremos solo nosotros. Solos. ¿Entienden?  Es verdad, será algún otro tiempo y algún otro lugar. Arderá desde las montañas quemadas que escupirán piedras ardientes.  Pero nosotros finalmente estaremos seguros de que provenimos justamente de ahí, y de que por eso somos diferentes. Venimso de un lugar que no existe, y de un tiempo  que no existe. De un planeta ardiente que de repente se apagó, y por eso somos tan diferentes, ¿entienden? Y nosotros finalmente no le deberemos nada a nadie. No le responderemos a nadie por lo que estamos haciendo, adónde vamos, a quién amamos. Nadie nos echará la culpa, así que nosotros solos finalmente podremos dejar de anhelar algo que de todas formas nunca… ¡existió!

Durante el monólogo de Andrey, en la puerta aparece Olga, oscura y estóica, como Electra. Cuando Andrey termina, Olga se le acerca y le pega tan fuerte que Andrey cae al suelo. Masha e Irina ni pestañean.

masha: Olga, afuera está todo ardiendo –

Desde la siguiente línea de Olga todos los cuatro hablan en un dialecto isleño.

Olga: Lo sé. (Momento.) Yo puse fuego al bosque.

masha: Vos –

Olga: Sí, ¡yo puse fuego al bosque! Agarré tres botellas de aguardiente. Empapé los trapos, los incendié y los tiré al bosque de pinos. En el cerro, al lado de la cruz. Empezó a arder en un instante, yo provoqué el incendio.

irina: Masha, Olga quemó el bosque.

masha: Lo escuché.

andrey (sigue intentando): Olga, n–no podés… vos… vos no entendés-

Olga:¡Dame fuego, dame dame fuego!

andrey: … vos a mí nunca me d–diste, ustedes no me dieron–

Olga (lo interrumpe): ¡Andrey! A mí … desde esta casa … no me echa … ¡nadie! Y menos vos, ¡esta es nuestra casa, solo nuestra, desde seimpre, nosotros pertenecemos acá!

andrey: Y por qué creés que p–papá tenía tanta necesidad –

Olga (lo interrumpe de nuevo): Es en vano, ¿me escuchás?

andrey:… ¿de que en cada rincón del mundo nos sintiéramos como en c–casa? (Apela a Irina, que es la única que le hace caso.) ¿Vos qué creés, Irina?

irina: No sé, ne lo sé, en serio –

andrey: Yo tampoco, yo tampoco lo sé, Irina. Pero si lo s–supiéramos –

Olga (lo interrumpe): ¡Lo devorará todo, devorará hasta la escuela en el cerro!

masha: Olga –

andrey (sigue): … ¡capaz que sabríamos por qué nos q–quedamos en este lugar de mala muerte!

masha (A Olga): … este incendio y todo, ¿no será por tu despido?

olga: De qué estás hablando, ¡tu hermano vendió la casa!

andrey: Ustedes no ven, ustedes no ven –

Irina (mirando fijamente a Olga): ¿Olga está de baja por enfermedad, no cierto?

andrey: … es el destino, las piedras ardiendo, nosotros igual teníamos que irnos –

olga: ¡Vendiste Pequeña Moscú por tus deudas, pelotudo!

andrey: … acá no hay nada, esto igual solo eran los sueños de p–papá, sobre la Pequeña Moscú, sobre todos nosotros-

olga: Cortala, Andrey.

Irina intenta apelar a Andrey.

Irina: Olga, no –

masha (no renuncia): ¿Estás de baja, o no?

olga (sin ganas): Raras veves las cosas son tan banalmente binarias, Masha.

masha: Y cómo puede ser diferente, o estás –

olga (la interrumpe, nerviosa): ¿Bueno, qué querés vos de mí ahora? ¡Dejame en paz! Me mandé una cagada, una tonelada de cagadas, toneladas y toneladas de cagadas, Masha. Ya no sé ni qué soy, ni dónde estoy. ¿Es eso lo que querías escuchar?

masha: Sí, capaz que sí, ¡decime!

andrey (intenta de nuevo con Irina): ¡I–irina!

irina (A Andrey): Yo me olvidé de todo, ¿me entendés?

olga (A Masha): Me enamoré, ¿está bien? Después de todos estos años, de manera tonta, erronea e infeliz, ¿que más hay que decir? No aprendí nada, me convertí en una caníbal, ¿me entendés?

irina: ¿Yo tampoco ya sé nada!

Olga: Todo esto a mí me va a romper en pedazos, ¡Masha!

andrey (A Irina): Por favor, deciles –

irina: ¡Yo ya no sé como se dice la ventana en italiano, ni como se dice el techo!

Masha observa a Olga sin palabras. Irina la abraza. Olga la mira.

irina: Olga, si yo por alguna casualidad estuviera embarazada –

Olga (ausente): No estás embarazada.

irina: Pero si lo estuviera  … si lo quisiera, si igual lo quisiera por alguna casualidad, yo daría a luz a ese niño.

andrey (intenta con Masha: Masha, por favor –

Irina (A Olga): No te preocupes, solo tengo frío, nada más.

olga: Ahora nos calentamos.

andrey: … por favor Olga, por favor –

masha (A Andrey): Lo bajo que caíste, como un insecto, qué metamorfosis.

Olga sigue teniendo a Irina, y luego golpea a Andrey con la pierna.

andrey: … porque no está ni cerca … el f–fuego …  nosotros todavía podemos …. Son solo los sueños locos de p–papá –

Olga de repente agarra la botella de aguardiente con un trapo, la enciende y la tira por la ventana.

andrey: ¡Olga!

La botella explota en el patio. Irina grita, y se echa a reír.

irina (riéndose): ¡Dios, qué susto!

olga: También son mis sueños locos, ¡esos sueños también son míos! ¿Está bien, Andrey?

Andrey empieza a llorar.

andrey: Vos estás loca.

Olga: Sí, ¡más loca que la mierda! Y ahora todos tendremos que sobrellevarlo de alguna manera.

Masha como si todo el tiempo estaba esperando este momento de libertad, agarra el celular.

masha:¡Esa, Olga, lo haremos, todos nosotros! Cuando uno toma la felicidad pedacito por pedacito, se hace malvado, ¿entienden? Yo ahora lo voy a llamar, estoy harta de esperar, ahora, mismo, ya.

Masha teclea el número.

Irina (con una nueva esperanza, a Olga y Andrey): ¡Masha, Masha lo llama!

masha: Es verdad, él es soldado, y encima es soldado ruso, y a lo largo de la historia los soldados eran los que escribían. Las mujeres esperaban, esperaban y esperaban. (Momento.) Al carajo.

Olga (tranquila): Vos sos tonta, Masha, la más tonta de nuestra familia, eso sos.

masha: Que se vaya todo a la reverenda mierda, está sonando.

irina: ¡Decile que lo amás!

Mientras tanto Andrey se arrastró como pudo hasta Olga.

andrey: Olga … por favor, yo … por favor …

masha (al teléfono): Che, escuchame, yo dejé a mi marido por vos, ¡Doctor fucking  Zhivago! Yo dejé a mi marido, ¿y vos volvés a Moscú?

andrey (sigue, a Olga): … por qué vos a mí nunca me p–preguntás, por qué nunca me preguntaste –

Irina (A Masha): Decile, decile –

olga (más tranquila): ¿Y qué te tenía que haber preguntado?

masha (al teléfono): Yo tampoco tengo claras muchas cosas, pelotudo.

andrey: Algo, cualquier cosa, que tenge que ver… c–conmigo.

masha (al teléfono): Ni en qué guerra estuviste, ni qué querés de mí, no por qué no te puedo soltar –

andrey (Olgi): Ni cómo vivo, ni dónde estoy, ni cómo estoy, ni con q–quién cojo.

olga (A Andrey): Porque me temo que no me va a gustar la respuesta, ¿está bien?

Irina (A Masha): No, no, Masha, por favor –

olga (A Andrey): Capaz que no puedo soportar tanta verdad a la vez.

andrey: Olga –

Olga: ¿Es tan terrible?

Andrey niega con la cabeza.

irina (A Masha): Escuchame –

masha (al teléfono): No, vos escuchame a mí ahora. Primero me acostumbré a engañar a mi marido, luego me acostumbré a robársele el suyo a una rusa, luego me acostumbre al hecho de que vos accediste a eso, y me acostumbré a que estuvieras conmigo, y finalmente me acostumbré a vos. ¿Sabés cuánto trabajo me llevó esto en los pocoso cinco meses? ¿Y después de todo, vos te vas?

Andrey le puso la cabeza al regazo de Olga, ella lo acaricia, como a un niño.

andrey (A Olga): P–perdoname, perdoname –

masha (al teléfono): ¡A la reputamadre que lo parió y el semejante final!

irina: ¿Qué es todo esto? ¡Masha! ¡Olga! ¿Por qué no hay amor, por qué no hay amor?

Irina empieza a gritar, agarra un pedazo de vidrio y por un momento pensamos que se va a cortar, pero ella empieza a pinchar los globos de cumpleaños. Cansada, pierde las fuerzas. Se va hasta Olga y Andrey. Se suma Masha.

El incendio está muy cerca. Olga, Masha, Irina y Andrey, acurrucados el uno contra el otro. Lentamente se tranquilizan.

Momento.

Olga: Dicen que la vida es una combinación de audacia y moderación. Ésta es mi primera lección al principio del año lectivo. Lo leí en algún lado, supongo que me impresionó.

Irina: Olga, ¿eso qué quiere decir?

olga: No tengo ni la más puta idea.

Y entonces Olga empieza a cantar. La sigue Masha, y luego Irina.

tres hermanas (cantan): Na brigu kuća mala; na njoj su prozora dva; na prozor djeva bajna; ko ruža proljetna. Što radiš djevo bajna; u tu prekrasnu noć; moj dragi zvijezda sjajna; reka je da će doć. Tri noći već su prošle; od kako čekam ja; i mnoge još će proći; ostajem žalosna. Moj dragi drugu ljubi; a mene ostavlja; a ja ga kleti neću; jer sam ga ljubila. (Canción tradicional croata: «En el cerro una casita; con dos ventanitas; en la ventanita una moza hermosa; como una rosa de primavera. Qué hacés, moza hermosa; en esta maravillosa noche; mi amado una estrella brillante, dijo que iba a venira. Ya han pasado tres noches; desde que estoy esperando; pasarán muchas más; triste me voy quedando. Mi amado ama a otra; y a mí me deja; yo no lo voy a maldecir; porque lo amaba.»)

Momento.

irina: Un chico está afuera. Tiene un cubo de agua.

masha: Este es un nuevo comienzo.

olga: Empieza una nueva vida, casi contra nuestra voluntad. ¡Ojalá lo supiéramos, ojalá lo supiéramos!

 

Tres hermanas. Y su hermano. Juntos. De repente y por sorpresa, a todo su alrededor, floreció el jardín de los cerezos.

 

FIN


Gracias por contactarnos.
El mensaje ha sido enviado.