Categoría

DRAMA

Personajes

Personajes: 2 (2M, 2F ó 1M+1F)

ACTRIZ

ACTOR

Traducción

NIKOLINA ŽIDEK

Derechos de Autor

IVOR MARTINIĆ

Derechos de Traducción

NIKOLINA ŽIDEK
info@teatrocroata.com

Pedir Texto Sería una pena que se marchitaran las plantas

Gracias por contactarnos.
El pedido ha sido enviado.

Sería una pena que se marchitaran las plantas.

Sería una pena que se marchitaran las plantas habla sobre la ruptura de una relación amorosa. La crisis en la ruptura se abre cuando uno de los personajes no logra acordarse del acontecimiento más importante de la relación en los ojos del otro. A través de los recuerdos la ex pareja intenta contar su historia en común. Es una obra sobre los intentos de expresarnos verbalmente y crear una historia que podamos contar y que podamos asumir. La obra trata las cuestiones como “cómo formamos la historia”, “de qué consiste nuestra historia personal” y “cómo accedemos a la mentira”.

 

Fragmentos

Fragmento Versión Argentina

ACTRIZ: Lo nuestro se acabó.

Bueno, esa es la frase.

No se sabe a quién le golpeó más fuerte en el estómago esa frase.

¿Y, en todo caso, cómo se comportan dos personas que están rompiendo?

ACTRIZ: ¿Estás bien?

ACTOR: Sí. ¿Vos?

ACTRIZ: Sí.

Tal vez no se hayan preguntado eso en absoluto. Tal vez se hayan preguntado otra cosa.

ACTRIZ: Me voy.

ACTOR: ¿Adónde?

ACTRIZ: A lo de mi mamá.

ACTOR: Si querés, quedate, yo me voy.

ACTRIZ: No. Me voy yo.

ACTOR: ¿Y las cosas?

ACTRIZ: Ya lo arreglaremos. No puedo ahora.

ACTOR: OK.

ACTRIZ: Guardá lo que traje en la heladera.

ACTOR: OK.

ACTRIZ: Por favor, guardalo ahora mismo. Que no se quede acá una eternidad.

ACTOR: No se va a quedar.

ACTRIZ: Compré todo, solo que no había yogurt de soja así que compré el normal.

ACTOR: Entonces no tenías que haber comprado yogurt.

ACTRIZ: ¿Por qué?

ACTOR: Te dije que quiero intentar comer sin gluten y sin lactosa.

ACTRIZ: ¿Lo pensabas en serio?

ACTOR: Sí.

ACTRIZ: Te hiciste la prueba, no sos intolerante.

ACTOR: Lo sé, pero igual quiero intentarlo.

ACTRIZ: ¿Por qué no te fiás de la prueba?

ACTOR: No sé. Quiero intentarlo.

ACTRIZ: ¿Te acordás cuánto la pagaste?

ACTOR: No estoy seguro de que tengan razón.

ACTRIZ: Tienen razón. Son médicos.

ACTOR: No estoy seguro de que sean médicos.

ACTRIZ: Decía “Dr.” delante de su apellido.

ACTOR: A cualquiera le dice Dr. delante de su apellido.

ACTRIZ: Compré cuatro yogures naturales.

ACTOR: Llevatelos, por favor.

ACTRIZ: Comete estos cuatro y luego comprá los tuyos.

ACTOR: Ya saqué el gluten y la lactosa, no quiero interrumpirlo.

ACTRIZ: ¿En serio?

ACTOR: Sí. Llevatelos vos.

ACTRIZ: No los puedo llevar conmigo ahora.

ACTOR: Entonces los tiramos.

ACTRIZ: No vamos a tirar la comida.

ACTOR: Se los doy a los vecinos.

ACTRIZ: Está bien. Me los llevo yo.

Bueno, así es más o menos cómo me imaginé la escena con los yogures. Seguramente es difícil actuar la escena con los yogures un instante después de una escena tan dramática como la ruptura. Sé que muchos actores sufrirán con esta escena y lo pensé durante mucho tiempo si dejarla o no, y al final decidí dejarla acá.

Estas fueron las frases del autor de la obra, no las de la Didascalia.

La Didascalia no quiere participar en la escena anterior.

ACTOR: Ya está.

ACTRIZ: Ya está.

Ya está.

ACTRIZ: Realmente me cuesta salir. Pensaba que me iba a costar decirte que te estoy dejando, pero me cuesta más salir del departamento.

ACTOR: ¿Querés que me vaya al cuarto mientras salís?

ACTRIZ: No lo sé.

ACTOR: ¿Querés que salga y vuelva más tarde?

ACTRIZ: No.

ACTOR: Decime lo que necesitás o cómo creés que sea más fácil.

ACTRIZ: Sólo necesito que mi cuerpo se acostumbre a que se está yendo. Solo un poco más.

Acá probablemente la Actriz está mirando alrededor del departamento en el que vivían. Está acostumbrando su cuerpo a que tendrá que abandonar el departamento. Esa silla en la que estaba sentada ya no será suya. Todo ese espacio de repente ya no es el suyo. Como si la hubieran robado.

¿ Robado – por qué?

No lo sé, lo escribí cuando probablemente estaba cansado, pero ahora me parece interesante, así que decidí dejarlo.

Está bien.

De repente la manera de la cual cae la luz por la ventana a la actriz le hace acordar de algo. Eso de lo que se acordó es muy importante para la acción dramática, así que es importante que se le dedique el tiempo debido.

Lo anterior no fue una didascalia de ninguna manera sino una frase cansada del autor de esta obra.

ACTRIZ: No sé por qué, pero ahora me acordé del momento cuando volvimos de un viaje, ahora no me acuerdo adónde fuimos. Hace un par de años. Nos fuimos de viaje por unos diez días. Era una mañana así de igual, la misma luz. Entramos en el departamento, vos te habías peleado con el taxista y estabas puteando, la luz estaba encendida en el departamento y nos preguntábamos quién la había dejado, probablemente alguien quien nos estaba regando las plantas. Y entonces nos tranquilizamos de alguna manera. Estábamos callados y contentos. Nos acercamos a la ventana, observamos la ciudad y todo estaba bien. Y entonces te dije que te amaba y en ese momento lo pensé de verdad. Hay pocas cosas que decimos y que pensamos de verdad y entonces te dije justo lo que estaba pensando. Qué lindo que era eso, verdad?

ACTOR: Me dijiste «te amo» muchas veces.

ACTRIZ: Pará, ¿no te acordás?

ACTOR: No lo sé.

ACTRIZ: ¿Cómo que no? Era antes del otoño, vinimos de viaje, entramos muertos de cansancio en el depto. Vimos que todo estaba en su lugar, las plantas estaban bien, todo estaba bien. Alguien había dejado la luz prendida, pero todo estaba bien. Sí, nosotros vivimos en este departamento, esta es la manera de la que decidimos arreglarlo. Este departamento es la escenografía de nuestra historia de amor. La vista de la ventana es justamente la ciudad que es la escenografía de nuestra vida y eso estaba perfectamente bien. Entonces vos te sentaste justo acá donde estás sentado ahora. En ese momento te miraba desde acá y pude decir claramente que yo amaba a ese hombre. Yo te amo.

¿Me amás?

ACTRIZ: Yo te amo.

Didascalia.

ACTRIZ: Te amo.

Te ama.

ACTRIZ: Pero vos te olvidaste de ese momento.

ACTOR: Me dijiste que me amabas muchas veces.

ACTRIZ: Realmente te olvidaste.

Silencio.

ACTRIZ: .¿Cómo no te acordás? El otoño recién empezó, el sol estaba bajando. Llegamos de Madrid o Lisboa… Yo me senté acá y apoyé mi mano en tu hombro. Entonces te lo dije, y vos pusiste música, un tema nuevo que recién habías descubierto.

ACTOR: Siempre pongo alguna música.

ACTRIZ: Lo sé, pero me hiciste escuchar ese tema por primera vez. ¿Cómo no te acordás de la música? Tendrías que acordarte de la música. Era un tema nuevo.

ACTOR: No lo sé.

ACTRIZ: ¿De verdad te olvidaste de ese momento?

ACTOR: Perdoname.

ACTRIZ: Para mí ese fue el momento más importante de nuestra relación. Por eso me lo quise acordar ahora que se acabó.

ACTOR: Lo siento.

ACTRIZ: Hasta ese momento te decía que te amaba, pero siempre me parecía que te lo estaba diciendo porque no había mejores palabras para expresar lo que sentía por vos y esas palabras así llenaron el espacio porque eran la verdad verdadera que a mí me hicieron creer que toda la vida tenía sentido.

ACTOR: Lo siento.

ACTRIZ: Qué raro. Yo no lo mencioné demasiadas veces porque no quería que se desgastara de la repetición, pero estaba segura de que te acordabas de eso. Qué raro.

ACTOR: Sí.

ACTRIZ: Raro.

Realmente raro.

ACTRIZ: ¿Qué hacemos con las plantas?

ACTOR: ¿Te las querés llevar?

ACTRIZ: No. Que se queden acá. Esta es su casa.

ACTOR: Las voy a regar.

ACTRIZ: No dejes que se marchiten.

ACTOR: No se van a marchitar.

ACTRIZ: No lo soportaría.

ACTOR: No se van a marchitar.

ACTRIZ: Ponete un recordatorio. No sería justo que se marchitaran por toda la gente que nos las regaba cuando nosotros estábamos de viaje.

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: ¿Vas a saber regarlas?

ACTOR: Sí.

ACTRIZ: No les tires demasiada agua de repente.

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: Que la cantidad sea moderada.

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: No debes tirarla por las hojas y no lo hagas mientras el sol está en la ventana.

ACTOR: Está bien.

ACTRIZ: No dejes que se marchiten, por favor.

ACTOR: No.

ACTRIZ: ¿Seguro sabés cómo?

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: Las de las hojas más finas una vez a la semana, las de las hojas más carnosas una vez al mes.

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: Y que no se pudran las raíces otra vez. Tené cuidado, por favor.

ACTOR: Lo sé.

ACTRIZ: Que no se marchiten.

ACTOR: No te preocupes.

ACTRIZ: Por favor, no lo permitas.

ACTOR: ¡No lo voy a permitir!

Durante una lectura dramatizada de este texto después de esta escena el Actor se levantó y abrazó fuerte a la Actriz. Eso me pareció muy lindo.

Y yo escribí la siguiente didascalia que dejaré acá por las dudas.

La Actriz junta todas las fuerzas para mover su cuerpo y sacarlo de este espacio.

Gracias por la didascalia.

No hay de qué.

A mí me gusta. Me gustaría que se hiciera así.

Vos sos solo una Didascalia y no tenés ese poder. Los que hagan este texto decidirán por sí mismos qué van a hacer.

No es justo.

Lo siento.

Está bien. Las cosas son así en el teatro. No hay nada que hacer.

ACTRIZ: Nos vemos.

ACTOR: Nos vemos.

Actriz sale.


Gracias por contactarnos.
El mensaje ha sido enviado.